El Síndrome del Imán Humano Explicado. El descubrimiento de Rosenberg.

Publicado el 4 de enero de 2014

Hombres y mujeres siempre han sido atraídos instintivamente hacia las relaciones románticas, no tanto por lo que ven, sienten o piensan, sino más bien por una fuerza invisible e irresistible. Ross Rosenberg, un experimentado psicoterapeuta, entrenador profesional y codependiente rehabilitado, llama a esta atractiva y seductora "fuerza del amor" el Síndrome del Imán Humano. La "química'", o el conocimiento intuitivo de compatibilidad perfecta, es sinónimo del Síndrome del Imán Humano. Esta es la fuerza de atracción que reúne de forma compatible a amantes opuestos, pero delicadamente emparejados: codependientes y narcisistas.

Esta conexión amorosa magnética comienza normalmente como un cuento de hadas, pero rápidamente se transforma en un doloroso "subibaja" de amor y odio, de esperanza y decepción. La experiencia de la relación perfecta es realmente sólo un disfraz para suspender temporalmente la soledad patológica, una condición terriblemente dolorosa que afecta tanto a los codependientes como a los narcisistas. Al final del día, los sueños del codependiente de un alma gemela se convertirán invariablemente en la realidad de estar con "compañero de celda".

La principal tesis de este libro es que los codependientes y los narcisistas patológicos se atraen naturalmente entre sí, debido a sus tipos de personalidad opuestas, pero compatibles. Los codependientes suelen perderse dentro de relaciones en las cuales ellos proporcionan la mayor parte del amor, respeto y cuidado a los demás, mientras que descuidan obtener lo mismo para sí mismos. Por el contrario, los narcisistas se enamoran profundamente de cuidadores abnegados (codependientes) quienes satisfacen sus necesidades emocionales y personales, sin exigir reciprocidad. Como parejas, crean una relación disfuncionalmente compatible. La misma fuerza magnética que los unió también "los une en una relación de largo plazo y persistente."